Óscar Yebra

El equipo antes que yo; el proceso antes que el resultado

¿Crees que es fácil vivir la vida de otros?

Seguro que en algún momento, o incluso a diario, has pensado lo fácil que lo tienen los demás comparados contigo.

 

Si yo fuera él/ella otro gallo cantaría“…

La apatía social, producto de nuestro egoismo, tiene una consecuencia dramática. Hemos perdido la capacidad de empatía casi por completo.

Por cierto, quizás tendría que haber empezado por definir el término, ¿verdad? ;)

“Empatía: 1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.”

Mira este vídeo y sigamos analizando:

 

 

Ummm… O sea que para tener capacidad empática habría de existir por lo menos una clara intención de escuchar a los demás. Y por supuesto, ovidarnos de nosotros mismos y del ‘maremagnum’ de problemas y dificultades que nos inundan (Ironía en Modo ON).

Hablamos de una de conexión mental y afectiva, basada en la certeza de que lo que siente la otra persona, es como mínimo, igual de importante que lo que nos atañe.

 

Es mucho más sencillo de lo que parece.

 

 

Lo más curioso es que para aquellos ’arriesgados’ que lo han probado alguna vez, la recompensa ha sido más que generosa.

Me explico:

  • Han creado una conexión de incalculable valor consigo mismos que les permite ver sus mundos con una perspectiva totalmente diferente. Mucho más rica y plena.
  • Su capacidad para interpretar y gestionar los problemas ha derivado en una percepción más positiva. Mucho más constructiva.
  • Se han dado cuenta de la importancia de ser y sentir. Muy por encima de tener (o no tener).
  • De repente, de una forma casi milagrosa, han recuperado la ilusión. Incluso por las pequeñas cosas.
  • Y sobre todo, se han dado de bruces contra el muro de la realidad que te demuestra día a día que tienes muchas (y digo MUCHAS) más razones para dar gracias, que para quejarte. Y sino, te invito a que mires a tu alrededor con los ojos del que no tiene nada.

Pero claro, este tipo de análisis solo lo hacemos cuando estamos a punto de perderlo todo. O cuando ya es demasiado tarde.

Necesitamos más empatía, y mucha menos apatía.

Un día te tocará a tí y te preguntarás porqué nadie se puso en tus zapatos…

 

Este es mi pequeño homenaje a tod@s aquell@s personas que se ponen en los zapatos de otro a menudo con el simple deseo de ayudar.

De entender.

 

Share
Empatía, Equipo, Escucha & habla, Potencial, Superación, Tira del carro

No Responses so far.